martes, 1 de marzo de 2016

BRIOCHE DE NATA

Esta receta la vi hace años en el blog de una chica italiana, ahora no recuerdo su nombre, y la tenia guardada para hacer, como otras muchas más, y esta vez le ha tocado. La receta original lleva almendras fileteadas por encima, y como no las tenia a mano no se las puse. Es un poco largo de hacer por las horas de levado, pero la espera merece la pena. Esta buenísimo para un desayuno o merienda y si se guarda en una bolsa hermética aguanta varios días esponjoso.

Ingredientes:
550 gr de harina de fuerza
100 gr de azúcar
12 gr de levadura de panadero (1/2 cubo)
250 ml de nata fresca 
2 huevos medianos 
1 clara de huevo
Azúcar avainillado o 1/2 vaina de vainilla
Una pizca de sal

Preparación:
Templamos un poco la nata en el micro hasta que esté tibia, disolvemos en ella la levadura y le añadimos una cucharada de azúcar (la sacamos de los 100 gr), removemos, y cubrimos con un paño húmedo y la dejamos reposar unos 20 minutos (tiene que formarse un montón de burbujitas). Cuando esté lista ya podemos a hacer la masa.
En el bol de la amasadora ponemos, si no tenemos amasadora pues en un bol grande, la harina, la sal, el resto del azúcar, los huevos enteros y la clara y el azúcar avainillado.
Incorporamos la mezcla de levadura y nata, mezclamos con el resto de los ingredientes.
Amasamos durante unos 10-12 minutos hasta obtener una masa elástica y lisa que se pega ligeramente a las manos.
Retiramos la masa de la amasadora, espolvoreamos una superficie con un poquito de harina, amasamos un par de minutos y formamos una bola, la ponemos en un bol grande,  la cubrimos con un paño húmedo y dejamos levar en un lugar fuera de corrientes hasta que doble su volumen, unas 2 horas dependiendo de la temperatura del ambiente (yo lo pongo dentro del micro).
Pasado ese tiempo, ponemos la masa sobre una superficie espolvoreada de harina. Estiramos la masa con un rodillo formando un rectángulo de 30 X 45 cm más o menos.
Luego formamos un cilindro comenzando a enrollarlo por la parte más ancha.
Con un cuchillo bien afilado lo dividimos en rodajas de 1 cm o 1 1/2 cm de grosor. 
En un molde redondo desmontable untado de mantequilla o forrado con papel de hornear (yo use uno de 22 cm) o uno de silicona, vamos colocando los trozos intercalando grandes con pequeños, a medida que vamos cortando, empezando por los laterales y en el centro colocamos uno gordito o varios.
Cubrimos el molde con un paño húmedo y dejamos levar la masa en un lugar tibio hasta que doble de volumen, 1 hora y media. El tiempo puede variar según la temperatura del ambiente. Pasado el tiempo de levado, encendemos el horno a 180º. Cuando el horno esté caliente, pintamos el brioche con un poquito de leche por encima.
Lo ponemos dentro del horno, durante unos 35-40 minutos o cuando esté bien dorado. Cuando haya transcurrido la mitad del tiempo de horneado y presente un ligero color dorado la cubrimos con papel de aluminio para que no se tueste demasiado y siga haciéndose por dentro. Cuando esté listo lo sacamos del horno.
Dejamos que se enfríe unos minutos y lo desmoldamos.

La próxima vez lo haré en moldes pequeños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor deja tu comentario, siempre es muy gratificante leerlos, aunque no sean siempre de que está todo rico, se admiten consejos. Mil gracias por dejar el tuyo